Ian Anderson... Calliandra Shade (The Capuccino Song)


En el año 2003 el maestro, otro de los grandes de la música de todos los tiempos, Ian Anderson edita su cuarto disco como solista Rupi´s Dance.

Para mí es un tremendo trabajo, no se podía esperar menos, siendo muy superior a su anterior lanzamiento solista The Secret Language of Birds, el cual es excelente también.

El tema que abre el disco es soberbio, sobre todo si usualmente te gusta el mágico sonido de la flauta de Anderson. Situado en un típico Café europeo, a una hora posterior al almuerzo, donde en muchas partes es la obligada hora de la “siesta”, el amigo Anderson se ubica en uno de esos lugares de reunión social, llamado Calliandra Shade a contarnos lo que ve… aclaro que en español Calliandra shade vendría a ser, a la sombra de una Calliandra… que es un género de árboles y arbustos…

Como siempre letra de la canción original, letra de la canción traducida, música y video…



I sit in judgement on the market square.
I have my favourite table and I have my chair.
Natives are friendly and the sun flies high.
All kinds of crazy waiters – they go drifting by.

Hours last forever in the Calliandra shade.
Conversation going nowhere and yet, everywhere.
Kick off those sad shoes and let the bare toes tingle.
Slip off the shoulder strap: loosen the thick black hair.

Come, sit with me and take decaf designer coffee.
Come, laugh and listen as the ragamuffin children play.
Lame dog and a black cat, now, they shuffle in the shadows.
You got cappuccino lip on a short skirt day.

Electric afternoon and shrill cellphones are mating.
Lame dog is dreaming, dreaming of a better life
where bed is fluffy pillows, table scraps are filet mignon
flicked indiscretely by the lazy waiter’s knife.

Calliandra Shade (La canción del Capuccino)

Tomé asiento en la plaza del tribunal,
me ubiqué en mi mesa favorita con mi silla también,
los lugareños son amables y el sol está fuertísimo,
todo tipo de locos meseros corren de un lado para otro.

Ven, siéntate conmigo y tómate un café descafeinado de la casa
ven, ríete y escucha como los niños juegan al Ragamuffin.
El perro rengo y el gato negro se arrastran bajo las sombras,
tienes un capuchino a tu boca en este día caluroso.

Las horas son eternas en “Calliandra Shade”,
las conversaciones no van a ningún lado y sin embargo están por todos lados.
Sácate esos tristes zapatos y deja que se sacudan tus dedos desnudos,
desliza las correas de tus hombros para aflojar tu denso cabello negro.

Tardes electrizadas con chillidos de celulares se combinan,
el perro rengo está soñando, soñando con una mejor vida,
donde la cama tenga almohadas esponjosas, y las sobras de la mesa sean “filet mignon”
arrojadas indiscretamente por el cuchillo del vago mesero.

5 Comments:

  1. Mariolo said...
    Soberbio, asi de simple
    Cuervo Negro said...
    Fue un monstruo, es un monstruo y seguirá siendo un monstruo... una de las cosas que más admiro de Ian es que siendo quién es no ha perdido el sentido del humor... característica que muchos nabos que recién llegan pierden... lamentablemente...

    Saludos
    Lapsus Lingua said...
    El tipo la gasta y además le gustan los gatos.Lindo lugar para pasar un rato y charlar.La C. twendeii es una de mis seres preferidos.

    Otros saludetes.

    Ana
    Cuervo Negro said...
    Ana, que gusto verla por aquí! espero que ya esté nuevamente en las andadas... si le encantan los gatos y si mal no recuerdo aporta bastante dinero para la preservación de felinos de mayor porte...

    Saludos a uds.
    Lapsus Lingua said...
    He vuelto a las andadas y los placeres que provocan estas. Este señor aporta plata y otros esfuerzos en esfuerzos a nivel de la genética para mejorar unos gatos que tienen problemas bastante importantes. Hace unos años leí de eso y no se en que anda.

    ¿ Has leído su página?. Escribe bastante y habla de todo, pegando fuerte a más de uno.

    Es un placer caballero, pasar por acá. A pesar del abuso musical con la señorita Amy Winehouse.

    Un besote rockero sin reglas...

    PS: No vendría mal una maquinita de café expresso para sentarse a escuchar música, charlotear.

    Ana

Post a Comment